Vuelve el perro arrepentido… Revisando”Hardwired…to Self-Destruct”, el nuevo disco de Metallica.

 

metallica-hardwired

Carátula de Hardwired… To Self Destruction. Disponible en su disquería o torrent favorito.

Soy de los que habla y se va, inevitablemente, por las ramas. Con cuática. Por eso comenzaré contando el final de la historia. Sí, me gustó el cedé doble nuevecito de paquete de Metallica. Costó, la porfió, pero al final recién anoche, después de una semana escuchándolo, me convenció. Se que eso no hará que Ulrich y Hetfield duerman tranquilos y en paz, ni Hammett saldrá a celebrar con Trujillo, pero acá escribo yo, así que hueá mía no más.

Si ya nos hubieran invadido los zombies y nadie hubiera escuchado antes a Metallica, estaríamos todos vueltos monkeys escuchando este disco (doble, porsiaca). Porque tiene de todo, y le ponen con todo. Pero, aún no llegan los walking dead, hace harto rato que venimos escuchando a Hetfield y compañía, y más encima como son de los más capos del mundo mundial en cuanto a headbanging thrash metal heavy, nos ponemos exigentes y queremos un Master of Puppets o un Ride the Lightning cada vez que sacan canciones nuevas. (hablando de irse por las ramas: esa discusión de cual de esos discos es mejor, es de las más notables en un bar con chelas a mano)

metallica-2016-promo-bn-web

Metallica 2016. Ni olvido ni perdón, #PutoEnanoLars

Al escuchar el álbum entero, se escucha a Metallica. En todas sus formas y estilos. Las tres canciones que ya se conocían son las que suenan más cerca del chasconeo clásico, ese para mover el pelo recién lavado, peinado y post bálsamo. Dándole a las cajas con todo, con guitarras con harto riff y coros para entonar a destajo. Rapiditas, sin esperar que nadie se suba a la micro. Son, también, las que parten el primer disco. Ojo, eso sí, que Hardwired, la primera y primer single, es la única que dura 3 minutos. El resto de las doce canciones (6 por cedé) promedian los siete minutos. Y ese es uno de los motivos porque el disco no es tan digerible y enganchador de una. Hay que escucharlo más de una vez, para empezar a disfrutarlo. Yo me demoré como diez veces, a ver con cuantas les resulta a ustedes…

Siempre consideré a Metallica los más grandes del Big Four, porque eran la mezcla perfecta del resto. Tenían la velocidad de Anthrax, la potencia de Megadeth y la rabia de Slayer, en dosis la raja. Y eso, al fin, se puede volver a sentir después de los bodrios post Disco Negro. Cuando se pusieron a experimentar y buscar, se fueron por las ramas peor que yo, y perdieron su esencia, esa que nos hacía poner de ringtone temas como Damage Inc., o tener uniforme negro con los rayos azules y blancos. No sé que se fumaron, que se tomaron o dejaron de tomar, pero Metallica está de vuelta. Puta que se demoraron, bien por ellos por “buscar otros caminos artishtícos”, pero se extrañaba pegarle al escritorio escuchando thrash en modo 2016.

metallica-in-minneapolis-990x530

Así los veremos en Chilito para Lollapalooza 2017. A juntar plata CTM!

Si el disco 1 va más por el lado clásico y enganchador, ideal para escuchar cuando uno maneja o corre atrasado a la pega, el disco 2 es más oscuro y denso. De esos que se disfrutan con chela, en el living de la casa, y con los audífonos puestos para soportar la tormenta. Mientras en el primero Hardwired y Moth into Flame llevan la bandera, en el segundo hay dos tracks para volverse loco. El primero es Manunkind, un manual de como hacer metal con nuevos sonidos, y el otro, la puta obra maestra del disco, Spit Out The Bone. Aún no me explico como cresta esta canción no es single, no abre los nuevos shows de la banda, y más aún, ¡porque chucha es la última!!! Desde Damage Inc., Whiplash o The Struggle Within, no escuchaba algo así de Metallica. Y vale la pena escucharse todo el disco, completo, para cerrarla con esta joyita del chasconeo. Es como tener una comida buena, abundante, y cerrar con un postre delincuencialmente la raja, y hasta con bonus track de atraque grado 3 para digerir como corresponde.

En cierta forma, Ulrich/Hetfield/Trujillo/Hammett meten a la juguera la discografía completa de la banda, y le hacen un F5, trayéndola a 2016 con respeto y valor por la carrera que construyeron, pero dando el paso adelante y enfrentando lo que viene a futuro con saludable buen aspecto. Hasta le dedican un track homenaje al gran Lemmy, así que las hordas de Satán y los Jinetes del Apocalipsis tienen una sonrisa en sus maléficas caras. Metallica ha vuelto, mutafukas!!  \m/_

Póngale play, señor director:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s